Casos clínicos









Sarna de caballo










Administración intramuscular de fármacos










¿Por qué se rasca nuestro caballo?










Heridas










La visita al dentista









Factores de riesgo de cólico

 






Rescate de un caballo


















Caso 7     06/2012

SARNA DEL CABALLO



En este caso clínico visitaremos a un caballo que desde hace un par de semanas tiene zonas de descamación en una extremidad que le causan molestias, ya que el propietario nos ha comentado que su caballo  se muerde la extremidad afectada.

Las tres fotografías siguientes nos muestran las lesiones que presentaba el caballo. Comprobamos que había alopecia, descamación y eritema.

 

Lesión cutánea que presenta alopecia y descamación en la zona craneal del corvejón izquierdo.

 

Lesión cutánea con alopecia en la zona de los tendones i parte plantar de la cuartilla de la extremidad posterior izquierda.

 

Lesión cutánea con alopecia y eritema en la zona de los tendones y zona plantar de la cuartilla de la extremidad posterior izquierda.


Después de hacer un primer examen general, en el cual no detectamos ninguna anomalía, hicimos un raspado superficial en la zona afectada.

En las siguiente fotografía y en el video se muestra la imagen obtenida al microscopio del raspado realizado. Se trata de Choriopters equi, un ácaro que provoca la sarna corióptica.
 

Fotografía de la imagen de Choriopters equi


Vídeo  de Choriopters equi  en moviment.

Choriopters equi (Click aquí si el vídeo no se ve correctamente)


Debido a los resultados obtenidos en el raspado, diagnosticamos sarna chorióptica y por tanto aplicamos un tratamiento tópico y sistémico  base de un producto acaricida. También tratamos al caballo con un champú  para desinfectar la piel y eliminar descamaciones. El tratamiento duró seis semanas, transcurridas las cuales hicimos las siguientes fotografías de la zona que estaba afectada.

 

Fotografía de la zona craneal del corvejón izquierdo, donde se aprecia la piel sana con pelo nuevo.



Fotografía de la zona lateral de los tendones y caña de la extremidad posterior izquierda después de haber finalizado el tratamiento.

También se trataron las guarniciones y utensilios de higiene del caballo, su cuadra y los caballos que habían tenido contacto con el caballo enfermo.

La sarna en el caballo está producida principalmente por las especies Sarcoptes sacabiei (afectan a la zona de la crin, aunque pueden acabar afectando a toda la piel del caballo), Psoroptes equi (afecta a la piel del lomo y de las orejas), y Choriopters  equi (afecta a las extremidades).

Se ha de tener en cuenta que la gran mayoría de las patologías de la piel en el caballo que causan prurito están provocadas por ectoparásitos como mosquitos, moscas, tábanos, piojos, garrapatas, ácaros o pulgas, entre otros, y en muchos casos los síntomas son muy similares.

En las siguientes fotografías se muestra el resultado obtenido en el raspado de otro caballo que también mostraba zonas con alopecia y descamación que le causaban prurito. En esta dermatitis la causa era Damalinia equi, uno de los piojos que pueden afectar al caballo.

 

Fotografía de Damalinia equi, una de las dos especies de piojos que afectan a los caballos.          


Vídeo  de Damalinia equi , apreciándose como se está alimentado de las partes superficiales del pelo del caballo.

Damalinia equi (Click aquí si el vídeo no se ve correctamente)

Las enfermedades causadas por ectoparásitos se transmiten de un caballo a otro, o a través de utensilios y guarniciones. Para prevenirlas es recomendable tener una buena higiene de nuestro caballo, y que los utensilios que utilizamos para su higiene, así como mantas y guarniciones sean de uso exclusivo para cada caballo, o como mínimo, no utilizarlos en caballos recién llegados a la explotación.
También es recomendable tener unas cuadras apartadas del resto, para poner en cuarentena a los animales recién llegados y así evitar que contagien al resto de  caballos. Durante el tiempo que estos caballos están en cuarentena pueden ser examinados y tratados en caso de que sea necesario.

Si ya tenemos a algún caballo con un problema dermatológico, lo recomendable es aislarlo del resto de caballos hasta que se haga un diagnóstico preciso de la causa de la dermatitis, y aplicar el tratamiento adecuado. Si la dermatitis es causada por algún ectoparásito es aconsejable utilizar ropas y calzado exclusivos para cuando estemos con el caballo afectado, e intentar que este caballo siempre sea el último con el que tengamos contacto, ya sea para dar de comer o para limpiar la cuadra, con el fin de  impedir que nosotros nos convirtamos en una fuente de contagio para los otros caballos.

Si bien la mayoría de patologías que afectan a la piel no representan una amenaza para la vida del caballo, el solo hecho de aliviarle el picor ya representa una gran mejoría en su bienestar. Por otro lado, una piel cuidada con un pelo brillante  siempre transmite una imagen de salud y fortaleza, a la vez que realza y permite apreciar toda  la belleza y elegancia de nuestro caballo.